Variaciones sobre un parque temático (I): El mundo en un centro comercial

Variaciones sobre un parque temático. La nueva ciudad americana y el fin del espacio público es una recopilación de 8 artículos publicados a finales de los 80 y principios de los 90 sobre los cambios en las ciudades americanas de la época (y, por extensión, en las de todo el mundo). La recopilación se publicó originalmente en 1992 y no llegó a España hasta el 2004 de manos de la editorial Gustavo Gili, por lo que algunos artículos han quedado desfasados o superados. En general, sin embargo, son artículos amplios, de unas 50 páginas, bien escritos y muy bien argumentados. Vamos con el primero de ellos.

variaciones parque tematico.jpg

El mundo en un centro comercial, de Margaret Crawford, analiza de forma espléndida la evolución del centro comercial desde sus primeros orígenes (los bulevares parisinos de mediados del XIX) hasta su culminación, que probablemente sean las vías principales de las ciudades del mundo. El estudio empieza con la construcción de WEM, el centro comercial de West Edmonton y el mayor del mundo por entonces (ahora se define como el mayor de Norteamérica en su propia web), una colosal construcción que abarca, por supuesto, centros comerciales, pero también hoteles, parques de atracciones, cines… y donde todas las ambientaciones son posibles, más aún: donde todas ellas están mezcladas de formas anárquicas y casi imposibles, ya sean mundos reales (París, Venecia, el Coliseo) o ficticias (la isla de Tom Swayer, dibujos animados).

Las reglas del centro comercial fueron establecidas en su época dorada, entre los años 1960 y 80. «Mediante una extraña inversión de la teoría de los lugares centrales, los promotores identificaron las zonas en las que no se cubrían las demandas de los consumidores y en las cuales los centros podrían llenar los vacíos comerciales. (…) las dimensiones y la escala de un centro comercial son un reflejo de la «demanda crítica», es decir, la mínima cantidad de consumidores potenciales que viven dentro de la franja geográfica de un producto de venta al por menor. Los centros de barrio sirven a un mercado local de un radio de tres kilómetros; los centros de comunidad, de cinco a ocho; los centros regionales atraen a consumidores desde, como mínimo, una distancia de treinta kilómetros, mientras que los centros comerciales suprarregionales sirven a una zona más amplia, a menudo pluriestatal.» (p. 19). Sigue leyendo «Variaciones sobre un parque temático (I): El mundo en un centro comercial»

Exploración de la ciudad, de Ulf Hannerz: el urbanismo de Louis Wirth

Tras el anterior artículo donde hablamos del primer capítulo de este libro de Ulf Hannerz, dedicado a la Escuela de Chicago, en el segundo el autor se centra en el que probablemente sea el artículo sobre urbanismo más famoso de toda esa época: «Urbanism as a Way of Life«, publicado por Louis Wirth en 1938 (si le dais al enlace os lo descarga directamente desde Google, 25 páginas de nada).

A diferencia de las sociedades rurales o primitivas, los habitantes de la ciudad no son autosuficientes y dependen unos de otros para satisfacer casi todas sus necesidades.

De manera característica, los urbanitas se encuentran unos a otros en papeles altamente segmentados. Desde luego, dependen de más personas para la satisfacción de sus necesidades vitales que la gente rural, y, por tanto, se asocian con un número mayor de grupos organizados; pero dependen menos de personas particulares, y su dependencia de los demás se limita a un aspecto sumamente fraccionado de la ronda de actividades de esas otras personas. Esto es en esencia lo que se quiere decir con que la ciudad se caracteriza por contactos secundarios más que primarios. Los contactos de la ciudad pueden ciertamente producirse cara a cara, pero son de todas maneras impersonales, superficiales, transitorios y segmentarios. La reserva, la indiferencia, la actitud hastiada que los urbanitas manifiestan en sus relaciones pueden así ser consideradas como mecanismos para inmunizarse contra las exigencias y expectativas personales de los demás (Wirth, p. 12,  aunque la traducción es la que da el libro de Hannerz).

«Al no tener un particular interés por los otros como personas completas, los habitantes de la ciudad suelen formarse una idea totalmente racional de sus interacciones, y consideran a los demás como medios para la realización de sus propios fines. Esto puede considerarse una emancipación del control del grupo. Al mismo tiempo, sin embargo, implica una pérdida del sentido de participación que viene de tener una identificación más íntima con otras personas. Ésta se reemplaza, señalaba Wirth (citando a Durkheim) por un estado de anomia, un vacío social.» (p. 76 del libro de Hannerz).

images.jpg
¡Monorraíl!, ¡monorraíl!

«Dado que los contactos físicos son cercanos pero los contactos sociales son distantes, uno responde al uniforme más que al hombre» (p. 77), y precisamente por eso es tan importante el baile de disfraces del que hablaba Delgado: porque en la ciudad uno se acostumbra a clasificar a las personas por su apariencia, por los indicios que su vestimenta, actuación, forma, nos permite vislumbrar de él; y por ello mismo existen personas estigmatizadas que no pueden esconder su condición, por un lado, y por ello mismo también todos intentamos escamotear a los posibles observadores la verdad más íntima, que percibimos como algo que debemos resguardar so pena de que sea socavada por la percepción ajena. Sigue leyendo «Exploración de la ciudad, de Ulf Hannerz: el urbanismo de Louis Wirth»