Exploración de la ciudad, de Ulf Hannerz: el urbanismo de Louis Wirth

Tras el anterior artículo donde hablamos del primer capítulo de este libro de Ulf Hannerz, dedicado a la Escuela de Chicago, en el segundo el autor se centra en el que probablemente sea el artículo sobre urbanismo más famoso de toda esa época: «Urbanism as a Way of Life«, publicado por Louis Wirth en 1938 (si le dais al enlace os lo descarga directamente desde Google, 25 páginas de nada).

A diferencia de las sociedades rurales o primitivas, los habitantes de la ciudad no son autosuficientes y dependen unos de otros para satisfacer casi todas sus necesidades.

De manera característica, los urbanitas se encuentran unos a otros en papeles altamente segmentados. Desde luego, dependen de más personas para la satisfacción de sus necesidades vitales que la gente rural, y, por tanto, se asocian con un número mayor de grupos organizados; pero dependen menos de personas particulares, y su dependencia de los demás se limita a un aspecto sumamente fraccionado de la ronda de actividades de esas otras personas. Esto es en esencia lo que se quiere decir con que la ciudad se caracteriza por contactos secundarios más que primarios. Los contactos de la ciudad pueden ciertamente producirse cara a cara, pero son de todas maneras impersonales, superficiales, transitorios y segmentarios. La reserva, la indiferencia, la actitud hastiada que los urbanitas manifiestan en sus relaciones pueden así ser consideradas como mecanismos para inmunizarse contra las exigencias y expectativas personales de los demás (Wirth, p. 12,  aunque la traducción es la que da el libro de Hannerz).

«Al no tener un particular interés por los otros como personas completas, los habitantes de la ciudad suelen formarse una idea totalmente racional de sus interacciones, y consideran a los demás como medios para la realización de sus propios fines. Esto puede considerarse una emancipación del control del grupo. Al mismo tiempo, sin embargo, implica una pérdida del sentido de participación que viene de tener una identificación más íntima con otras personas. Ésta se reemplaza, señalaba Wirth (citando a Durkheim) por un estado de anomia, un vacío social.» (p. 76 del libro de Hannerz).

images.jpg
¡Monorraíl!, ¡monorraíl!

«Dado que los contactos físicos son cercanos pero los contactos sociales son distantes, uno responde al uniforme más que al hombre» (p. 77), y precisamente por eso es tan importante el baile de disfraces del que hablaba Delgado: porque en la ciudad uno se acostumbra a clasificar a las personas por su apariencia, por los indicios que su vestimenta, actuación, forma, nos permite vislumbrar de él; y por ello mismo existen personas estigmatizadas que no pueden esconder su condición, por un lado, y por ello mismo también todos intentamos escamotear a los posibles observadores la verdad más íntima, que percibimos como algo que debemos resguardar so pena de que sea socavada por la percepción ajena. Sigue leyendo «Exploración de la ciudad, de Ulf Hannerz: el urbanismo de Louis Wirth»

Exploración de la ciudad, de Ulf Hannerz: la Escuela de Chicago

Más que un libro de antropología urbana, Exploración de la ciudad es un «estudio sobre el ordenamiento de las relaciones sociales en la vida urbana», en palabras del propio autor. Olvídense de conceptos como el ballet de las aceras de Jacobs o el baile de disfraces de Manuel Delgado, incluso de la representación teatral de Goffman, al que comenta: Hannerz es un académico, director del Departamento de Antropología Social de la Universidad de Estocolmo cuando se publicó el libro (1980), y eso se nota: académico, basto en sus apelaciones a la teoría, muy, muy denso, y, lamento decirlo, árido para el lector casual; demasiado. O a mí me ha aburrido como a una ostra, y con perdón.

El estudio se divide en diversos capítulos: el primero estudia la Escuela de Chicago, el segundo el concepto sobre el urbanismo de Wirth en su famoso artículo; el tercero, las aportaciones de la Escuela de Manchester, y aquí ya empieza a volverse pesado; el cuarto, el concepto de las redes, es decir, un primer intento de sistematización de las relaciones sociales que pueden darse en un entorno urbano; el quinto, un resumen de las aportaciones de Goffman al entorno urbano, y el hecho de que incluso este capítulo sea aburrido, cuando Goffman es un escritor fácilmente accesible a todo el mundo, ya dice horrores de Hannerz; y, finalmente, un capítulo donde sistematizar todos estos apuntes y convertirlos en una teoría de las relaciones sociales urbanas.

9788437503691.jpg

Que las relaciones posibles en una ciudad son distintas de las de cualquier otro entorno es bastante evidente; también lo son en un pueblo, en una fábrica y en un entorno minero o comuna hippie. Su clasificación, sin duda, debe de ser un elemento interesante; pero en este blog nos hemos preocupado más por conocer qué efectos tiene esta determinada ordenación urbana sobre sus habitantes que en analizar esas posibles relaciones. El ballet de las aceras, la necesidad de salir a la calle y crearse un personaje con el que enfrentarse al estudio de los otros transeúntes, la nerviosidad de Simmel… son efectos palpables en el día a día de las calles que hasta los que no habitamos la ciudad podemos vivir sólo simplemente visitándola.

Por todo ello, me quedo especialmente con los dos primeros capítulos, los referentes a la Escuela de Chicago, porque forman un resumen genial de lo que fueron las primeras aportaciones de la sociología a lo que luego acabaría denominándose antropología urbana. Sigue leyendo «Exploración de la ciudad, de Ulf Hannerz: la Escuela de Chicago»